Volviendo a lo humanamente posible - Carolina Ortiz

Volviendo a lo humanamente posible

Maquillaje para toda ocasión
agosto 29, 2014
Ahumado con pigmentos
septiembre 5, 2014
caro-ortiz-maquillaje-maternidad-amor-pareja-73a

Como buen adulto que soy estaba convencida que mi misión como mamá seria enseñarle a mi hijo todo lo que pudiera: rutinas, palabras, a sentarse, a caminar… pero de lo que me he dado cuenta es que he aprendido yo mas de él que lo que le he podido enseñar. Ver en él la esencia de los eres humanos, me ha puesto en una posición de vaso receptor y de observador de lo perfectos que somos los seres humanos, pero que cometemos el grave error de desconectarnos de nosotros mismos, de nuestros instintos, nuestros seres queridos y del contacto humano en general; solo para entrar en un materialismo  en el que ya los chicos no llaman o tocan la puerta para invitar a salir sino que mandan un mensaje; que ya no se dice te amo sino que se manda un emoticon de un corazón, en el que en una mesa de un restaurante están los padres y los hijos cada uno en su celular sin hablar. Ni los padres saben de los hijos, ni los hijos de ellos mismos ni de su mundo por que es un mundo en el que la gran mayoría se esta quedando sin contacto humano.

Siempre he sido crítica de la mala educación con el célular o el ipad, pero ahora me doy cuanta que no solo es mala educación, son desconexiones que hacemos de lo que necesitamos. Les cuento rápidamente para las que no son madres que me ha enseñado mi bebe:

Cuando Benjamin tiene cólicos o sueño busca mis brazos desesperadamente para calamarse, apenas lo abrazo un llanto desesperado se convierte en calma y paz. Mis brazos son un refugio para él, y al yo ver esto comencé a hacer lo mismo con mi esposo y mi mamá en los días en los que siento que no tengo energía para continuar. Me he dado cuenta que ese poder de los brazos no se pierde, (y si parezco una niña chiquita buscando que mi mama me arrunche, abrace o me acaricie) por que esa magia que tienen los brazos sigue ahí, es parte de vivir pero no accedemos a ellos por que es mas fácil escribirle por chat a una amiga que estamos “deprimidas” que encontrar un lugar para fortalecernos en los brazos de alguien, y no confundamos esto que estoy diciendo con caricias sexuales por que eso es otro tema muy diferente. El abrazo y las manos son herramientas que tenemos para sobrevivir pero también para vivir y para conectarnos con el otro, para transmitirnos energía, amor y paz.

Otro aprendizaje que he tenido es como el contacto visual ayuda a que mi bebe se sienta seguro, amado y esto le ayude a desarrollar sus emociones, en las clases y libros aconsejan alimentar, bañar y jugar manteniendo contacto visual con el bebe, (un contacto con amor no con ojos de rabia o frustración)  cada vez que tengo este contacto con mi bebe veo como su cara se transforma, el siente paz, se siente “acompañado” en el mundo. Muchas veces lo único que el necesita es que lo mire fijamente y el se ríe por que sabe que estoy ahí, dispuesta para él en cada cosa que hace. Pero esto no es sólo con mi bebe, mi observación después de vivir esto es ver como las personas no se miran, hacen negocios en una mesa sin cruzar una mirada cada uno en su portátil, están en un restaurante y nadie se mira. Yo hace mucho que no voy a un discoteca pero la ultima vez que fui me quede sorprendida como todos estaban en sus célulares sin mirar a la persona del lado y ni siquiera bailar.

Desde mi mirada esto nos desconecta del mundo, del otro y de nosotros mismos. Yo trabajo en las redes sociales y en un día puedo encontrar 180 o 200 mensajes para responder (hago lo que puedo, por que no todos los puedo responder) pero para mi, mi prioridad sigue siendo poder mirar a mi esposo sin el celular en la mano, estar con mi hijo sin estar revisando instagram cada 5 minutos, salir a almorzar con mi mama dedicándole toda mi atención. Asi que créeme que si yo puedo tu también puedes, si hay algo muy importante te van a llamar y te lo van a decir pero hay una vida que pasa mientras que estamos en la tecnología, y esa vida es la tuya, no la vivas por whats up, Facebook o twitter!

En nosotros mismos tenemos ya todo los que necesitamos para desarrollarnos, ahora el reto no es buscar afuera, es volver a lo simple, a lo humano. A decir te amo mirándonos a los ojos, a respetar al otro mientras nos habla sin estar en el celular y a abrazar a quienes amamos. yo estoy aplicando las enseñanzas de mi hijo y  espero seguir siendo su alumna para muchos aprendizajes más.

Carolina Ortiz
Carolina Ortiz
Soy comunicadora social, Life coach, maquilladora, esposa y mamá. Creo en la mujer como transformadora de la sociedad, por eso he creado este blog para darle herramientas en todas las áreas de su vida para asumir los retos con los que nos enfrentamos las mujeres de hoy, sentirnos empoderadas y ser una mejor versión de nosotras mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *